junio 22, 2024 | San Luis Potosí, SLP

|

Search
Close this search box.

Profesionalización y fortalecimiento de las organizaciones de la sociedad civil (OSC) – Periódico Momento Noticias

Por

Archivo El Momento

- lunes, enero 6 de 2020

#SLP #Opinión #Columna “Es indispensable que la ciudadanía se involucre en acciones que tiendan a resolver los problemas”

Pobreza, desigualdad económica, inseguridad y corrupción son los jinetes del apocalipsis mexicano que constituyen los desafíos para este año 2020. Pero ¿Será suficiente dejar al estado que lo resuelva?, ¿Cuál es el papel de la sociedad civil? ¿Cómo deben actuar los líderes sociales, empresariales y políticos? ¿Qué nos corresponde hacer como ciudadanos?

 

Es evidente, que tanto las instituciones públicas, como los funcionarios carecen de una aceptación social, los partidos políticos son vistos con recelo por la ciudadanía, la economía se encuentra politizada y la población siente la ineficacia gubernamental.

 

El tema de la violencia, avanza con gran fuerza, generando tensión en la población. Después de una década de guerra contra las drogas, las organizaciones delincuenciales se han multiplicado, diversificando sus actividades, el secuestro y tratantes de personas son dos grandes temas que se suman a los delitos. La violencia está íntimamente relacionada con la debilidad del Estado y con la falta de un sistema de justicia eficaz. 

 

La pobreza y la falta de distribución de riqueza son factores que propician el crecimiento de la violencia. La exclusión social de los jóvenes, fortalece el camino para que ellos participen en los grupos criminales, ya que son vulnerables ante el dinero, posesiones, prestigio y reconocimiento social. 

 

Ante este escenario complejo, es indispensable que la ciudadanía se involucre en acciones que tiendan a resolver los problemas, es necesario abandonar la idea de que todos los asuntos deben ser resueltos por el gobierno. Se requiere la suma de jóvenes y adultos, hombres y mujeres, líderes empresariales, empresarios innovadores, personas involucradas en actividades educativas y culturales, crear espacios donde los ciudadanos discutan y debatan de manera estratégica y aprendan a plantear políticas de manera progresista. Se trata de que los ciudadanos se conviertan en sujetos activos de su propia transformación. Las redes sociales, constituyen una plataforma para que los individuos puedan intercambiar opiniones, expresar sus puntos de vista y generar consensos para lograr vincular las exigencias a las políticas públicas.  

 

El estado debe impulsar, fortalecer, profesionalizar y alentar la organización popular autónoma. Hoy, cualquier asunto relacionado con interés social encuentra un espacio en las organizaciones de la sociedad civil (OSC), también conocidas como Organizaciones no Gubernamentales (ONG). Temas como cultura, asistencialismo, educación, fomento de la ciencia y tecnología, respeto y apoyo a los grupos étnicos influyen e inciden de manera importante en las acciones gubernamentales, por lo que el fortalecimiento y la profesionalización de las organizaciones de la sociedad civil es fundamental para atender los principales desafíos de nuestro país, ser parte de la sociedad civil no es una tarea simple, pues en ella confluyen diversos intereses personales, por lo que el diálogo y debate serán los instrumentos que nos permitirán establecer una agenda de beneficio mutuo. 

 

Para el filósofo francés Jacques Rousseau “La participación produce un cambio notable en los hombres, pues ejercitan y desarrollan sus aptitudes, amplían sus ideas y ennoblecen sus emociones”. 

La crisis de legalidad que atraviesa nuestro país, derivado de la ineficacia de las instituciones para asegurar el respeto a las normas jurídicas básicas, ha permitido germinar y fortalecer prácticas indebidas como a la corrupción y a la impunidad. Algunos ciudadanos de manera irresponsable expresan “Que las leyes se hicieron para violarlas”, restando el valor al poder ciudadano, a la organización política, pero sobre todo al orden jurídico que en toda sociedad debe existir. Sin una cultura de la legalidad, la sociedad es vulnerable a que se cometan todo tipo de delitos, sin leyes y sin impartición de justicia eficaz. La cultura de la legalidad, por si misma es incapaz de mantener el estado de derecho. 

Un estado competente se caracteriza porque las leyes se cumplen y las instituciones públicas tienen la fuerza para contender a los criminales.

Lic. Y M.C.I. Rafael Munguia Garduño

Especialista en impuestos y comercio internacional 

Catedrático, conferencista, asesor y promotor cultural.