Gabriela no se siente segura, denunció a acosador, pero este quedó libre

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on reddit
Share on email

MÉRIDA, Yuc., 5 de mayo de 2021.- Gabriela Crishanty Montejo, la joven que denunció a su acosador, ha tenido que modificar su estilo de vida y hasta se ha cambiado de domicilio por temor a alguna represalia, luego de que el hombre quedara en libertad. Como se recordará, el pasado 27 de abril, la joven dio a conocer vía redes sociales que Abisai del Jesús Y. la había grabado mientras atendía su comercio de Ciudad Caucel.

La joven, reportó el hecho con las autoridades, por lo que elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) detuvieron al hombre, y ella acudió a interponer su denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE). A pesar de que realizó todos los trámites correspondientes y dio todas pruebas que tenía a su alcance, esto no fue suficiente y sin explicación alguna, el hombre quedó en libertad.

“Efectivamente puse mi denuncia, al día siguiente fui a rectificarla, la señorita no me quiso atender, se portó un poco grosera, lo único que me dijo fue que no lo habían detenido por mi denuncia, que esa persona ya tenia otra denuncia y por eso lo habían detenido. Me dijo que, si quería, regresará al siguiente día, cuando estuvieran los que me atendieron primero”.

Según refirió, volvió dos veces a la Fiscalía para ratificar la denuncia, entregó las pruebas que necesitaba y con las que se verificaba que la persona del video era la misma, sin embargo, nada de esto sirvió. Fue uno de sus familiares quién le llamó para comentarle que Abisai ya estaba en libertad y temían que pudiera hacerle algo por haberle denunciado, por ello, decidió dejar a su abuelito y cambiarse de domicilio.

“Yo no me siento segura, me cambie de hogar, lamentablemente mi abuelo se va a tener que quedar y me da mucha tristeza, porque como esta persona ya vio que no le pasó nada, va a seguir agrediendo mujeres. Me siento frustrada, de verdad hice todo lo que estaba en mis manos para que tuviera el castigo que debería, pero no fue así y no entiendo por qué”.

Ante esta situación, Gabriela invitó a todas las mujeres, principalmente a las que viven por Ciudad Caucel a que tengan precaución pues no quiere que lo que ella vivió le pase a otra persona.