junio 13, 2024 | San Luis Potosí, SLP

|

Search
Close this search box.

Tu Ausencia es Mi Destino – Periódico Momento Noticias

Por

Archivo El Momento

- domingo, noviembre 22 de 2020

Relato No. 13 del libro Cautivas, una serie de Quadratín SLP

SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 22 de noviembre 2020.- Te recuerdo angustiada, siempre con lágrimas en los ojos y los nudillos de los dedos casi lisos de tanto sobarlos, jamás lo dijiste, pero entiendo perfectamente que era por nosotros y por la enfermedad del cáncer que te estaba matando desde que te conocí. Pero había en tu semblante y en tu actitud algo especial, una preocupación que tus ojos me transmitían cada vez que tomabas mis mejillas con tus manos, clavando tu mirada en la mía. Quizás, tu preocupación por mi indefinición, quizás sabías qué me deparaba el futuro. Ese día tus manos dejaron de acariciarme y tus ojos no volvieron a mirarme; a María la madre de mi vida se la llevó el maldito cáncer, maldita enfermedad. Debo ser sincera contigo María, en ese momento no me doliste tanto como me dueles hoy…

Me apodan La Güera tengo 22 años y soy originaria de San Luis de la Paz, Guanajuato. Me llamo María de la Luz Miroslava Cardona y no valgo un comino ya que por estúpida, y ambiciosa, seguí el camino equivocado. Me importaron madres mis hijos, y mi hija. Seguí el camino equivocado, y todo por sentirme muy chingona. Pero todo tiene un porqué, una raíz, y ésta es más simple de lo que te imaginas. En estas líneas te contaré un poco de mi vida y les voy a explicar porque me encuentro en prisión.

Desde que recuerdo he fui una niña mimada y consentida por mi madre que en paz descanse, lamentablemente ella murió cuando yo tenía apenas 9 años, y ahí precisamente, es donde se encuentra la raíz de toda esta tragedia pues soy la más chica de mis hermanas y hermanos y en el momento de su muerte, todos estaban casados haciendo su vida. Solo yo quedaría bajo la tutela de mi padre. Siempre fui una niña a la que todo se le daba, era la consentida del mundo por ser la más pequeña de todos mis hermanos hasta que de pronto, todos empezaron a casarse y hacer sus vidas. Cuando mi madre falleció  me quedé sola con mi hermano ciego y con mi papá, aquí es donde comenzó todo lo malo.

(Historia del libro Cautivas, con el permiso de la coordinadora del mismo, Marcela García Vázquez)

Más información en Quadratín SLP