Beatriz Emperatriz

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on reddit
Share on email

La esposa de López Obrador junto a Alberto Fernández de Argentina clavó el puñal en los medios de comunicación no alineados, los que reportan la realidad de dos gobiernos fallidos, populistas, autoritarios e intolerantes.
La furia en la mirada, con la revancha dibujada en el rostro, Beatriz Gutiérrez Müller rescató un texto de 1936 de Federico González Garza como coartada para hacer pedazos a los medios de comunicación, que la época maderista se limitaban a periódicos de una sola tinta y máximo 24 páginas.
De fácil deducción la fuente de odios alimentados en el seno presidencial. La esposa de López Obrador disfrutó cada palabra que clavaba como puñal a los medios, con un interlocutor de lujo, alma gemela de Andrés Manuel: Alberto Fernández Pérez, presidente de Argentina, paisano del máximo líder espiritual del mundo, el Papa Francisco.
El momento era propicio, unos minutos antes, en Palacio Nacional, Alberto y Andrés Manuel se deshacían en halagos y como víctimas de la libre expresión de los medios de comunicación que reportan la realidad de dos gobiernos fallidos, populistas, con una vocación autoritaria e intolerantes.
En sus discursos hicieron alegorías del porqué eran cuestionados, ellos le llaman atacados. La sesión de preguntas la abrió un periodista de La Nación de Buenos Aires que pidió una explicación del escándalo desatado al descubrirse que 70 funcionarios argentinos se habían aplicado la vacuna del Covid19, que, según el programa de vacunación del país sudemericano, simplemente no les correspondía.
Alberto Fernández visiblemente molesto trató de justificar el propio brinco para recibir la primera dosis de Sputnik V: “Me la puse para que hubiera confianza ya que la prensa y los adversarios inyectaron en la población que la vacuna rusa era veneno… ahora me piden que les aplique ese veneno”.
Así transcurrió la mañanera con posiciones victimizadas y risas burlonas para polarizar aún más la estrategia maniqueísta de dividir entre los buenos -ellos por supuesto- y los malos, focalizados en quienes no se someten.
Un momento de éxtasis fue cuando el ex Jefe de Gabinete del peronista Néstor Kirchner confesó algo que “no debería decir en este viaje, pero lo voy a hacer”: “México tiene el primer presidente honesto en muchos años, el primer presidente decente en muchos años, y cuando lo escucho hablar como habla, actuar como actúa, cada día verifico más eso” (video https://youtu.be/ny_dI2lmD5o).
Inversamente proporcional a la cobardía de los ataques, los medios de comunicación son la biósfera de la libre expresión. Invulnerable la prensa ahora se ha desdoblado en un sinnúmero de manifestaciones como los portales de internet, las transmisiones de video en televisión abierta y restringida, YouTube, FaceBook Live, Instagram, WhatsApp, Telegram, y muchos más.
Beatriz renunció a los privilegios de Primera Dama en un arrebato de falsa modestia pero hoy en el 108 aniversario luctuoso de Francisco I. Madero, con el pretexto de historiadora cerró desde el podio nacional los ataques a la libertad de expresión de los medios de comunicación.
Sentenció con dos alacranes en los ojos: “Madero no tuvo entonces enemigo más cruel, más despiadado, más infame y más perverso y ruin que un grupo de periodistas, altaneros e insolentes… débiles, cobardes y serviles que los humillaban, se tornaron altaneros e insolentes.” (video https://youtu.be/7ringMpnmiA).
Escucho una entrevista a la nicaragüense Bianca Jagger, ex esposa del Rolling Stone Mick Jagger, en la que habla de Rosario Murillo, esposa de Daniel Ortega y vicepresidenta. Bianca convoca al pueblo de Nicaragua a deshacerse de ellos porque han acabado terriblemente con el país.
A Rosario Murillo siempre le molestó el título de Primera Dama. Es una mujer con mucha formación intelectual y políglota, la conciencia que atiza el fuego de Daniel. Hija de Zoilamérica Zambrano Sandino, sobrina nieta de Augusto Sandino, el héroe nacional de Nicaragua e inspirador del movimiento que llevó al derrocamiento de Anastacio Somoza.
Beatriz renunció a ser Primera Dama, pero no a la vida imperial de Palacio y al podio desde donde atiza el odio contra la libertad de expresión.
Twitter: https://twitter.com/hugopaezoficial o @HugoPaezOficial
Facebook: https://www.facebook.com/HugoPaezOficial/