Algunas ideas sobre el debate de precandidatos del PAN a la gubernatura de San Luis Potosí: personalidades y trayectorias políticas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on reddit
Share on email

Ayer a las 6 de la tarde, el Partido Acción Nacional transmitió desde su sitio, en una de las redes sociales, el debate entre precandidatos a la gubernatura de nuestro Estado, registrados en ese instituto político.
En general, fue un ejercicio positivo por varias razones. Primero, porque las propuestas que se vertieron resultan de la mayor urgencia en los ámbitos a que pertenecen, a saber, el desarrollo económico, la seguridad pública y, la gobernanza y el desarrollo humano. Hubiera sido interesante escuchar propuestas de política pública más específicamente adaptadas a la circunstancia de la pandemia provocada por la COVID-19, aunque sí hubo esbozos de ello. El candidato que resulte ganador deberá trabajar, precisamente en un profundo ejercicio de gobernanza, con la ciudadanía, pero también con su equipo enfocado al Plan de Gobierno, en verdaderas políticas públicas de avanzada, adaptadas de manera transversal a los retos que nos impone la pandemia y no solo de manera superficial o accesoria porque de ello depende el rumbo que tomaremos como conglomerado social en San Luis Potosí. Esto es algo que quien gane la candidatura en el PAN está imposibilitado a soslayar.
En segundo lugar, el debate fue un ejercicio positivo, porque fue posible conocer la personalidad de cada uno de los precandidatos. No se trata solo de habilidades retóricas, agilidad mental, y la riqueza de conceptos, sino la forma de pensar, pero también de reaccionar de quienes pudieran convertirse en hacedores de gobierno.
Por ejemplo, hubiera sido interesante que Marco Antonio Gama Bazarte nos hubiera dicho, en su primera intervención, como se lo preguntó la moderadora, ¿Qué ejes rectores comprenden sus propuestas de Desarrollo Económico y cuáles de sus propuestas estaban alineadas con el Desarrollo Sustentable? El Senador no contestó, aunque habló de su diagnóstico sobre la economía de San Luis y propuso mejora regulatoria.
Fue César Octavio Pedroza Gaitán, quien primero tuvo la buena educación de saludar a todos, sí contestó su pregunta y fue más allá al hablar de mejores salarios, de equidad de género en materia laboral y de crecimiento equilibrado de las regiones, citando ejemplos específicos y dando su visión de San Luis como pivote económico en la Región Bajío del país.
Francisco Xavier Nava Palacios contestó su pregunta en relación con la Inversión Extranjera Directa y demostró conocimientos más que suficientes en materia de Desarrollo Económico.
Y podríamos seguir con el análisis de cada uno de los bloques de preguntas y respuestas, las réplicas y contra réplicas, pero el espacio no alcanzaría y el video del debate está y estará en Internet a disposición de quien desee verlo.
Pero siendo específicos en cuanto a la personalidad, podemos decir que Marco Gama leyó casi todas sus intervenciones, como si hubiera preparado mosaicos de ideas previamente sin importar la pregunta que le formularan, lo cual provoca a pensar varias cosas. Por ejemplo, que no está convencido de lo que dice porque no lo puede recordar y por eso lee. Otra, podría ser, que le falta preparación en los temas que se abordaron. Otro aspecto fue el uso de frases tipo slogan, que simplemente no convencen a quien sí conoce de política pública o ejercicio de gobierno. No es que quiera ser duro con Marco Gama, pero conozco a los panistas y son gente informada, exigen más que frases prefabricadas a quien pretende representarlos. Marco es joven y creo que podrá prepararse más para su siguiente intento si esta contienda interna panista no la gana, aunque le deseo el mayor de los éxitos. Le reconozco, no obstante, haber llevado al baile a sus dos contendientes, Octavio y Xavier, al comprometerlos a formar su gabinete con paridad de género 50% hombres, 50% mujeres. Al respecto, es conveniente recordar que el ejercicio de gobierno exige vocación y pasión, preparación, experiencia, capacidades, actitudes, habilidades, destrezas, conocimientos y efectividad en el ejercicio de la función pública ¿Será que pertenecer a determinado sexo determina el buen ejercicio de gobierno? Usted, querido lector, tiene la mejor respuesta.
De Xavier Nava fue notable que dos veces mencionó a Sonia Mendoza, haciéndola presente en una contienda de la que ella se ausentó. Se refirió varias veces a la idea de “en mi gobierno” tal o cual cosa. Hasta que Octavio se refirió a “nuestro gobierno”, Nava cambió el “mi gobierno” por “nuestro gobierno”, pero lo hizo tarde: en una de sus últimas intervenciones.
De Xavier Nava percibí buenas propuestas, conocimiento del oficio gubernamental, se refirió a lo que él considera han sido las mejores prácticas de su –inconcluso- gobierno municipal. Luego volteo la cara para ver el estado en que se encuentra la ciudad capital, la brutal inseguridad que hemos vivido, y entonces su discurso no me resulta convincente. Sus propuestas me parecieron más dirigidas a la población en general que a los militantes activos de Acción Nacional, que son quienes van a votar el domingo 10 de enero.
De Nava, me llamó mucho la atención, también, que al final no hiciera ninguna referencia a sumarse al ganador, o sumar a los perdedores, de la contienda interna del PAN. Octavio llamó, a los panistas, a salir unidos independientemente del resultado de la contienda interna ¿Nava se mantendrá unido al ganador del PAN si no resulta ser él el ganador o saldrá a refugiarse al PRD?
Finalmente me referiré a César Octavio Pedroza Gaitán. Él invocó un ejercicio de gobierno en plural, donde estamos todos los ciudadanos, este concepto me parece sumamente valioso de alguien que pretende conducir el timón gubernamental. Se refirió y explicó principios de doctrina del PAN, que sé, los panistas entienden muy bien, lo cual le puede valer de mucho entre los panistas por convicción.
En este punto, debo aclarar que, de los tres precandidatos, traté de cerca a dos de ellos, a Marco Gama y a Octavio Pedroza, conozco su forma de ser y sus trayectorias políticas, así como sus trayectorias de vida. Por eso invito a los lectores a un ejercicio de reflexión y de memoria.
En estos últimos veinte años yo sí recuerdo un Presidente Municipal honesto, se llama Octavio Pedroza y fue edil los años de 2004, 2005 y 2006.
Octavio y sus directores, en el Ayuntamiento de San Luis Potosí, fueron capaces de construir muchas pequeñas obras que cambiaron la vida de muchas familias: electrificación, drenaje, alcantarillado, pavimentación de zonas olvidadas por décadas, todo ello sin adquirir una deuda que significara comprometer los ingresos futuros del Ayuntamiento y sin cobrar más impuestos.
Además, se construyeron colectores pluviales en el centro y en las avenidas Salvador Nava y Mariano Jiménez, que evitan las históricas inundaciones en esas zonas, obras que después ya no se continuaron “porque no se ven”.
Octavio Pedroza tuvo como centro y ser de su gobierno: construir confianza entre los potosinos.
Hubo también aliento de la participación ciudadana con la realización de congresos internacionales en el tema, pero también se realizaron elecciones democráticas para elegir los consejos de participación social, y luego, se acataron las decisiones de éstos, decisiones que determinaban qué obras públicas y en qué colonias se iban a ejecutar.
Se instalaron las primeras cámaras de vigilancia en San Luis Potosí, para favorecer la seguridad pública, la seguridad de los bienes y las familias potosinas.
No se privatizaron servicios públicos.
Por primera vez hubo certificación ISO-9000 en distintos servicios del ayuntamiento: alumbrado, participación ciudadana, ecología, desarrollo urbano, infraestructura, catastro, rastro, parques y jardines, educación, deporte, cultura.
Por todas estas razones Octavio Pedroza me resultó el precandidato panista a gobernador más convincente. Además de su buena argumentación y sus indirectas -de altísima puntería- me parece que es su ejemplo lo que convence, no solamente sus palabras. Sus contendientes son personas que tienen valía y experiencia, pero creo que esta elección interna del PAN la va a ganar Octavio.
Como epílogo -y aunque no debería ser lo más importante- es admirable la civilidad y el respeto que se concedieron entre sí los precandidatos del PAN, ojalá sigan igual después de su contienda interna. En un entorno político de polarización, como el que vivimos a nivel mundial, los precandidatos panistas de San Luis Potosí han dado un ejemplo claro e inobjetable de lo que debe ser el debate político.