20 de abril de 2024

Archivo de Notas

Justo cuando comenzaron a decir que la candidata opositora Xóchitl Gálvez Ruiz había reencontrado su discurso propio por encima de las pugnas e intereses de los partidos que la patrocinan, la derecha social y empresarial introdujo un factor de distracción disruptiva: la figura neurótica política del exconsejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello. El posicionamiento de Córdova como orador único en el mitin del 18 de febrero le quitará reflectores a la candidata Gálvez Ruiz durante un mes y el discurso de cierre de campaña de Xóchitl del pasado fin de semana que había entusiasmado a la élite intelectual que la había saludado como Santa Evita opositora se perderá en la neurastenia del micrófono mediático
Justo cuando comenzaron a decir que la candidata opositora Xóchitl Gálvez Ruiz había reencontrado su discurso propio por encima de las pugnas e intereses de los partidos que la patrocinan, la derecha social y empresarial introdujo un factor de distracción disruptiva: la figura neurótica política del exconsejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello. El posicionamiento de Córdova como orador único en el mitin del 18 de febrero le quitará reflectores a la candidata Gálvez Ruiz durante un mes y el discurso de cierre de campaña de Xóchitl del pasado fin de semana que había entusiasmado a la élite intelectual que la había saludado como Santa Evita opositora se perderá en la neurastenia del micrófono mediático
Las elecciones presidenciales de junio próximo están adelantando la configuración de dos bloques de poder político: el neoliberal que asume la democracia como ideología conservadora y el populista que perfila la democracia como una forma de redistribución de privilegios. Todo el bloque neoconservador que fue impulsado por el activista Claudio X. González en las movilizaciones contra la reforma electoral y la reforma judicial del presidente López Obrador ahora se alinea con Lorenzo Córdova Vianello, exconsejero presidente del Instituto Nacional Electoral y pieza de la alianza PRI-PAN de 2012 que se configuró alrededor del Pacto por México como la segunda revolución neoliberal, en la cual ha aparecido en libros José Woldenberg como el ideólogo de esta
Las elecciones presidenciales de junio próximo están adelantando la configuración de dos bloques de poder político: el neoliberal que asume la democracia como ideología conservadora y el populista que perfila la democracia como una forma de redistribución de privilegios. Todo el bloque neoconservador que fue impulsado por el activista Claudio X. González en las movilizaciones contra la reforma electoral y la reforma judicial del presidente López Obrador ahora se alinea con Lorenzo Córdova Vianello, exconsejero presidente del Instituto Nacional Electoral y pieza de la alianza PRI-PAN de 2012 que se configuró alrededor del Pacto por México como la segunda revolución neoliberal, en la cual ha aparecido en libros José Woldenberg como el ideólogo de esta
Poca reacción hubo en el medio político nacional el fin de semana hacia uno de los anuncios políticos más importantes del 2024 de elección presidencial: la cancelación de la ceremonia protocolaria de exaltación de la Constitución de 1917 por parte de los tres poderes de la Unión en el Teatro de la República de Querétaro, la decisión del presidente López Obrador de realizar el Día de la Constitución en Palacio Nacional, la exaltación de la Constitución de 1857 por encima de la vigente de 1917 y el anuncio de que ahí daría a conocer su agenda de propuestas de reformas constitucionales para la próxima administración enmarcadas en
Poca reacción hubo en el medio político nacional el fin de semana hacia uno de los anuncios políticos más importantes del 2024 de elección presidencial: la cancelación de la ceremonia protocolaria de exaltación de la Constitución de 1917 por parte de los tres poderes de la Unión en el Teatro de la República de Querétaro, la decisión del presidente López Obrador de realizar el Día de la Constitución en Palacio Nacional, la exaltación de la Constitución de 1857 por encima de la vigente de 1917 y el anuncio de que ahí daría a conocer su agenda de propuestas de reformas constitucionales para la próxima administración enmarcadas en
Movimiento Ciudadano nunca fue considerado con seriedad un partido bisagra, sino una organización de temporal; la habilidad del político veracruzano Dante Delgado Rannauro radicó en identificar como anticipación la desarticulación de figuras del PRI, después de la gran migración de 1988-1989 hacia el PRD. Sin embargo, a MC siempre le hizo falta una figura seria de un liderazgo político serio y ha carecido de la sensibilidad para abrir caminos de participación política a ciudadanos sin partido. Desde el inicio del proceso de designación del candidato de Morena a la presidencia, Marcelo Ebrard Casaubón siempre supo que no se saldría del partido por las complicidades asumidas con el líder morenista Andrés
Movimiento Ciudadano nunca fue considerado con seriedad un partido bisagra, sino una organización de temporal; la habilidad del político veracruzano Dante Delgado Rannauro radicó en identificar como anticipación la desarticulación de figuras del PRI, después de la gran migración de 1988-1989 hacia el PRD. Sin embargo, a MC siempre le hizo falta una figura seria de un liderazgo político serio y ha carecido de la sensibilidad para abrir caminos de participación política a ciudadanos sin partido. Desde el inicio del proceso de designación del candidato de Morena a la presidencia, Marcelo Ebrard Casaubón siempre supo que no se saldría del partido por las complicidades asumidas con el líder morenista Andrés
La crisis de seguridad pública en Ecuador dejó ver tres indicios preocupantes: la facilidad en la transnacionalización del crimen organizado, la crisis de inseguridad en modo de seguridad interior que justifica la intervención directa y rápida de las Fuerzas Armadas y la amenaza de que Estados Unidos aproveche la crisis para tomar el control de la lucha contra la delincuencia. Gobiernos populistas han permitido el crecimiento y fortalecimiento del crimen organizado en función de un modelo que ya demostró su ineficacia: la gobernanza criminal, es decir, la cesión del poder del Estado a bandas criminales para establecer mecanismos mínimos propios de gobernabilidad y tranquilidad social si no se dan disputas criminales por
La crisis de seguridad pública en Ecuador dejó ver tres indicios preocupantes: la facilidad en la transnacionalización del crimen organizado, la crisis de inseguridad en modo de seguridad interior que justifica la intervención directa y rápida de las Fuerzas Armadas y la amenaza de que Estados Unidos aproveche la crisis para tomar el control de la lucha contra la delincuencia. Gobiernos populistas han permitido el crecimiento y fortalecimiento del crimen organizado en función de un modelo que ya demostró su ineficacia: la gobernanza criminal, es decir, la cesión del poder del Estado a bandas criminales para establecer mecanismos mínimos propios de gobernabilidad y tranquilidad social si no se dan disputas criminales por
La incorporación de emergencia del expresidente Felipe Calderón Hinojosa al frente del bloque opositor PRIANREDE para las presidenciales de junio podría leerse como una decisión desesperada de la candidata Xóchitl Gálvez Ruiz, aunque con indicios que prefiguran la imposibilidad de reproducir el escenario electoral de 2006 que le dio la victoria desesperada al PAN frente a López Obrador. Quizás el punto clave del escenario electoral que quieren pero que no podrán reproducir se localiza en el papel del Instituto Electoral como el organizador del proceso, toda vez que Guadalupe Taddei no es el Luis Carlos Ugalde que en el 2006, impuesto al frente del IFE por los intereses políticos de la maestra Elba Esther Gordillo
La incorporación de emergencia del expresidente Felipe Calderón Hinojosa al frente del bloque opositor PRIANREDE para las presidenciales de junio podría leerse como una decisión desesperada de la candidata Xóchitl Gálvez Ruiz, aunque con indicios que prefiguran la imposibilidad de reproducir el escenario electoral de 2006 que le dio la victoria desesperada al PAN frente a López Obrador. Quizás el punto clave del escenario electoral que quieren pero que no podrán reproducir se localiza en el papel del Instituto Electoral como el organizador del proceso, toda vez que Guadalupe Taddei no es el Luis Carlos Ugalde que en el 2006, impuesto al frente del IFE por los intereses políticos de la maestra Elba Esther Gordillo
La principal lectura estratégica que debe hacerse del fracaso de la ratificación de la fiscal capitalina Ernestina Godoy se localiza en el fortalecimiento de la instrucción presidencial para que Morena alcance la mayoría calificada de dos terceras partes de legisladores federales para tomar decisiones y modificar la Constitución sin pactos, acuerdos o entendimientos con la oposición. El modelo de mayoría calificada para Morena se encuentra en el punto número una de la agenda de la candidata Claudia Sheinbaum Pardo, por lo que la falta de tres votos para ratificar a Godoy enfrentó el escenario de una negociación política o de una apuesta autoritaria; al negarse a un acuerdo con la oposición, fue Sheinbaum
La principal lectura estratégica que debe hacerse del fracaso de la ratificación de la fiscal capitalina Ernestina Godoy se localiza en el fortalecimiento de la instrucción presidencial para que Morena alcance la mayoría calificada de dos terceras partes de legisladores federales para tomar decisiones y modificar la Constitución sin pactos, acuerdos o entendimientos con la oposición. El modelo de mayoría calificada para Morena se encuentra en el punto número una de la agenda de la candidata Claudia Sheinbaum Pardo, por lo que la falta de tres votos para ratificar a Godoy enfrentó el escenario de una negociación política o de una apuesta autoritaria; al negarse a un acuerdo con la oposición, fue Sheinbaum
Cuando críticos, asesores informales y colaboradores le estaban exigiendo un golpe de timón estratégico en su campaña para recuperar posiciones perdidas en las encuestas, la candidata opositora Xóchitl Gálvez Ruiz se fue a las catacumbas del PRI, del viejo PRI populista y garante del neoliberalismo, para comenzar a presumir una alianza nada menos que con la precandidata que estuvo a punto de derrotarla: Beatriz Paredes Rangel. Pero la peor parte del mensaje político estuvo en el contenido: Gálvez celebraba la ley agraria del 6 de enero del presidente Carranza que se aprobó para repartir la tierra que el porfirismo apropió para sus aliados y para fundar el ejido como unidad
Cuando críticos, asesores informales y colaboradores le estaban exigiendo un golpe de timón estratégico en su campaña para recuperar posiciones perdidas en las encuestas, la candidata opositora Xóchitl Gálvez Ruiz se fue a las catacumbas del PRI, del viejo PRI populista y garante del neoliberalismo, para comenzar a presumir una alianza nada menos que con la precandidata que estuvo a punto de derrotarla: Beatriz Paredes Rangel. Pero la peor parte del mensaje político estuvo en el contenido: Gálvez celebraba la ley agraria del 6 de enero del presidente Carranza que se aprobó para repartir la tierra que el porfirismo apropió para sus aliados y para fundar el ejido como unidad
El recordatorio simbólico de 30 años del alzamiento zapatista pareció dejar de lado una nueva oportunidad para replantear dos temas que estuvieron asociados al año de 1994: el asesinato del candidato presidencial priista Luis Donaldo Colosio y el arranque formal del Tratado de Comercio Libre de Norteamérica. Todos estos hechos –y otros menores también articulados– fueron conjuntados en una interpretación política del expresidente Carlos Salinas de Gortari que no debe desdeñarse: su carta pública fechada el 3 de diciembre de 1995 para cerrar el amargo ciclo del colapso mexicano que había comenzado en mayo de 1993 con el impactante asesinato del cardenal católico Juan Jesús Posadas Ocampo. El escenario político de 1994 que debe tener una lectura
El recordatorio simbólico de 30 años del alzamiento zapatista pareció dejar de lado una nueva oportunidad para replantear dos temas que estuvieron asociados al año de 1994: el asesinato del candidato presidencial priista Luis Donaldo Colosio y el arranque formal del Tratado de Comercio Libre de Norteamérica. Todos estos hechos –y otros menores también articulados– fueron conjuntados en una interpretación política del expresidente Carlos Salinas de Gortari que no debe desdeñarse: su carta pública fechada el 3 de diciembre de 1995 para cerrar el amargo ciclo del colapso mexicano que había comenzado en mayo de 1993 con el impactante asesinato del cardenal católico Juan Jesús Posadas Ocampo. El escenario político de 1994 que debe tener una lectura
El largo aislamiento desde la aprobación de la ley indígena en 2001 a la celebración de los 30 del alzamiento guerrillero del 1 de enero de 1994 pareció tiempo perdido para el subcomandante insurgente Marcos, luego Galeano y ahora ascendido a capitán Marcos. La ceremonia del EZLN de 30 años de aquel acontecimiento mostró a una organización estancada en los tiempos conflictivos del 94. La sociedad mexicana que sigue viendo con simpatía al grupo zapatista se quedó esperando una especie de informe político real sobre la percepción guerrillera respecto de la realidad y la urgencia de nuevas tesis de interpretación de la realidad política para una organización que ya no es guerrillera, que tiene armas
El largo aislamiento desde la aprobación de la ley indígena en 2001 a la celebración de los 30 del alzamiento guerrillero del 1 de enero de 1994 pareció tiempo perdido para el subcomandante insurgente Marcos, luego Galeano y ahora ascendido a capitán Marcos. La ceremonia del EZLN de 30 años de aquel acontecimiento mostró a una organización estancada en los tiempos conflictivos del 94. La sociedad mexicana que sigue viendo con simpatía al grupo zapatista se quedó esperando una especie de informe político real sobre la percepción guerrillera respecto de la realidad y la urgencia de nuevas tesis de interpretación de la realidad política para una organización que ya no es guerrillera, que tiene armas
Cuando estalló el alzamiento zapatista la madrugada del 1 de enero de 1994, uno de los indicios políticos más importantes fue la aparición de un joven guerrillero dirigente que había logrado mezclar las agendas típicas de una guerrilla socialista y las necesidades básicas de comunidades indígenas ancestralmente abandonadas. Poco interés analítico se dedicó en ese momento a tratar de desentrañar el perfil político del entonces subcomandante insurgente Marcos porque al final de cuenta la agenda de peticiones respondía a su enfoque de interpretación de la realidad mexicana. En el grupo salinista vieron con sorpresa y satisfacción el cambio inmediato de la agenda guerrillera socialista a un listado de peticiones de programas asistencialista para las comunidades
Cuando estalló el alzamiento zapatista la madrugada del 1 de enero de 1994, uno de los indicios políticos más importantes fue la aparición de un joven guerrillero dirigente que había logrado mezclar las agendas típicas de una guerrilla socialista y las necesidades básicas de comunidades indígenas ancestralmente abandonadas. Poco interés analítico se dedicó en ese momento a tratar de desentrañar el perfil político del entonces subcomandante insurgente Marcos porque al final de cuenta la agenda de peticiones respondía a su enfoque de interpretación de la realidad mexicana. En el grupo salinista vieron con sorpresa y satisfacción el cambio inmediato de la agenda guerrillera socialista a un listado de peticiones de programas asistencialista para las comunidades
Siguiendo el método de IsaacDeutscher sobre Trotsky, la figura del subcomandante insurgente Marcos ha atravesado el ciclo de todo liderazgo sin destino práctico: el profeta armado el día de la insurrección, el profeta desarmado en las negociaciones de paz en la Catedral de San Cristóbal y el profeta desterrado después de la aprobación de la ley indígena en 2001. El modelo también se basa en la parte de El Príncipe que pudiera considerarse la maldición de Machiavelli: la soledad de líder en medio de las multitudes de masas, y la conclusión de que “todos los profetas armados tuvieron aciertos, y se desgraciaron cuando estuvieron desarmados”. En términos estrictos, la guerrilla zapatista duró sólo 10 días, aunque está cumpliendo 30 años
Siguiendo el método de IsaacDeutscher sobre Trotsky, la figura del subcomandante insurgente Marcos ha atravesado el ciclo de todo liderazgo sin destino práctico: el profeta armado el día de la insurrección, el profeta desarmado en las negociaciones de paz en la Catedral de San Cristóbal y el profeta desterrado después de la aprobación de la ley indígena en 2001. El modelo también se basa en la parte de El Príncipe que pudiera considerarse la maldición de Machiavelli: la soledad de líder en medio de las multitudes de masas, y la conclusión de que “todos los profetas armados tuvieron aciertos, y se desgraciaron cuando estuvieron desarmados”. En términos estrictos, la guerrilla zapatista duró sólo 10 días, aunque está cumpliendo 30 años