#Opinión: La divulgación científica, una tarea pendiente

#Opinión: La divulgación científica, una tarea pendiente

#Opinión #Recomendación #SanLuisPotosí   Por: Abraham Roberto Cortes Reta Sacar los conocimientos producidos en laboratorios y evitar que se queden guardados en los libreros y las repisas de las bibliotecas de los Centros de Investigación, no es tarea fácil. La Divulgación Científica comprende todo el conjunto de acciones encaminadas a volver accesible el conocimiento científico

#Opinión #Recomendación #SanLuisPotosí

 

Por: Abraham Roberto Cortes Reta

Sacar los conocimientos producidos en laboratorios y evitar que se queden guardados en los libreros y las repisas de las bibliotecas de los Centros de Investigación, no es tarea fácil. La Divulgación Científica comprende todo el conjunto de acciones encaminadas a volver accesible el conocimiento científico a toda la sociedad, eso quiere decir, volver sencillo aquello que es complejo. Su propósito es proporcionar a la sociedad conocimientos que les permitan dar respuestas a problemas e interrogantes de su entorno.
Una sociedad mayormente empoderada en el conocimiento científico tiene un criterio más amplio que le permite mirar su realidad y proponer soluciones con bases científicas. Sin embargo formar una sociedad de conocimiento es un reto muy grande en un escenario como el de México en el que la mayor parte de la población muestra un desinterés por el sector científico y tecnológico.

Según el Dr. Alfredo Sandoval-Villalbazo en su artículo Indiferencia social a la ciencia, obstáculo para Nuevo Modelo Educativo, la ausencia histórica de una cultura científica en nuestro país es un factor que ha sido capaz de alejar a la niñez y la juventud del estudio de las ciencias, al punto de disminuir en gran medida el porcentaje de jóvenes que deciden estudiar carreras relacionadas a este sector.
Nos encontramos en una sociedad en la que muchas personas todavía creen en prácticas esotéricas, como la lectura de mano y los famosos horóscopos; teniendo un desprecio por los conocimientos científicos al considerarlos “aburridos”.

Esto no es de extrañarse ya que la escuela o más bien un sistema educativo desactualizado nos vuelve la tarea de investigar y cuestionarnos el entorno como algo aburrido y tedioso. Somos científicos por naturaleza, desde los primeros años de vida nos preguntamos el porqué de las cosas, pero con el tiempo perdemos esa curiosidad y pocos son los niños y jóvenes que prefieren seguir una carrera científica.
Por ello la Divulgación Científica es importante, ya que no solo responde al interés de aquellos que se desarrollan en este sector, sino que de ella depende atraer e incentivar la curiosidad de las mentes más jóvenes e informar a aquellos que desconocen sobre el tema.

Desafortunadamente el sector científico en México carece del impulso necesario ya que lastra desde hace décadas la falta de recursos necesarios para optimizar su labor. Sexenio tras sexenio, desde que entró en vigor la Ley de Ciencia y Tecnología, los recursos que deberían destinarse anualmente por lo establecido en la ley jamás han llegado completos a manos del sector científico. En el artículo 9º BIS de dicha ley se establece que: “El monto anual que el Estado-Federación, entidades federativas y municipios destinen a las actividades de investigación científica y desarrollo tecnológico, deberá ser tal que el gasto nacional en este rubro no podrá ser menor al 1% del producto interno bruto del país mediante los apoyos, mecanismos e instrumentos previstos en la presente ley”.
De acuerdo con estadísticas publicadas por la UNESCO, México dedica únicamente 0.5% de su Producto Interno Bruto (PIB) a las áreas de investigación y desarrollo, en comparación con países como Alemania, Estados Unidos y Japón que superan el 3% del PIB en inversión a la Investigación.
Si de por si lo anterior representa una baja producción de investigaciones científicas, la Divulgación Científica se ve aún más afectada al no considerarse una actividad prioritaria a la que se deban destinar muchos recursos. Debemos reconocer el trabajo de muchos divulgadores científicos e investigadores que asumen esta tarea y que han logrado mucho con poco: abriendo espacios de diálogo y debate, fomentando vocaciones científicas, promoviendo las actividades que los centros de investigación e instituciones científicas ofrecen al público en general.

Sin embargo aún hace falta mucho por hacer, el primer paso sería destinar el presupuesto necesario y que se le debe asignar por ley al sector científico. Pero yendo más allá se necesita un plan bien estructurado de Divulgación que optimice los medios de comunicación en los que se comparte la Ciencia, que se definan objetivos claros, con públicos bien definidos a los que se dirijan las actividades de divulgación. Y por supuesto, un recurso suficiente que permita atraer con nuevas tecnologías, espacios adecuados y personal capacitado, a todo tipo de público, en especial las generaciones más jóvenes que son las que en el futuro podrán desarrollarse, si es que se les motiva adecuadamente, en el sector científico y tecnológico contribuyendo de esta manera a dar respuestas innovadoras a diferentes problemáticas que afectan nuestro país.

REDES:
Twitter: @AbrahamCortesMX https://twitter.com/AbrahamCortesMX
Correo: acrcortes@gmail.com
Facebook: Abraham Roberto Cortes https://www.facebook.com/ACRCORTES

Referencias:
Sandoval-Villalbazo, Alfredo. (2017). Indiferencia social a la ciencia, obstáculo para Nuevo Modelo Educativo, Prensa Ibero. https://ibero.mx/prensa/indiferencia-social-la-ciencia-obstaculo-para-nuevo-modelo-educativo
UNESCO, (2019). ¿Cuánto invierte su país en I+D?, Instituto de Estadística de la UNESCO http://uis.unesco.org/sites/all/modules/custom/uis_applications/apps/visualisations/research-and-development-spending/#!lang=es
C. de Diputados, Ley de Ciencia y Tecnología, 08-12-2015. http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/242_081215.pdf

Últimas Noticias

Videos

El clima en el Momento

San Luis Potosí
26°
Clear
07:2720:02 CDT
JueVierSab
min 12°C
32/12°C
32/16°C